Rally Cangas de Narcea

Comienzo a relatar lo que he vivido el pasado fin de semana, tuve la oportunidad de salir en esta prueba, además en familia puesto que mi padre y mi hermano también salían. Una semana antes del rally se tenía que llevar el coche con el que iba a salir rodando hasta las instalaciones de Past Racing en Avilés (Asturias);  pues  bien, hasta aquí, todo suena de maravilla.  hasta que el coche decide echar a arder, sí yo me quedé con la misma cara que vosotros al leerlo, enseguida me llega la noticia, vale, no es excesivamente grave, pero obviamente no da tiempo en una semana a preparar el coche y salir, (por poder se que sí, pero ya me entendéis, más trabajo para el pobre equipo y no es lo suyo si se puede disponer de una opción B). Estupendo teniendo un As en la manga, nos plantamos en la mañana del jueves, donde se tenía que llevar el coche rodando desde Madrid hasta Avilés para darle últimos retoques en Past Racing.

Y así fue, subimos el coche rodando, os voy a contar una anécdota para que luego entendáis esos pequeños retoques que se tuvieron que dar al coche. Soy bastante baja, no suelo llegar por lo general bien a los pedales, pues tuve que apañarme con unos cuantos cojines el asiento para por lo menos llegar y no pelearme en exceso con los pedales, sí, dejé a mi copiloto sin cojines, dejándose el culo modo carpeta .

Rodar con ese coche por carretera la verdad es que no supone mucho dolor de cabeza, me atrevo a decir que se disfruta bastante, suena bien, es cómodo, (para mí, que con tanto cojín parecía el sofá de mi casa, como me decía el copi). La quinta marcha desahoga muchísimo el motor y te permite ir a una velocidad buena que no especificaré, bromas a parte.

En vez de coger la autopista pensamos que estaría bien ir por la antigua nacional 630 y pasar por la estación de esquí de Pajares (somos unos frikis de la nieve y había que echar un vistazo), y por cierto, la carretera es una pasada, mi copi no paraba de repetirme que me iba a encantar, y así fue, después de la vuelta placentera, si que sí llegamos a nuestro destino y fuimos a dejar el coche en las instalaciones de  Past Racing y mañana seria  otro día.

A la mañana siguiente tocaba darle los retoques al coche, así que nada nos pusimos en marcha, llegamos a la nave y es que ya solo llegar y ver a todo el equipo hace que se me ponga una sonrisa en la cara, saludo a todos, todos empiezan a hacerme un poco de bromas por el tema de los cojines, y entre risas nos ponemos un poco serios que quedan los retoques del coche. Me faltaba ajustar el asiento, cambiar los arneses, los preciosos Schroth negros con el detalle de la marca en amarillo (sí tenía que especificar) que tanto me gustan, pues estaban caducados, total que sin problema se cambiaron, también teníamos que montar la centralita Peltor, poner pila y a funcionar. Obviamente lo más laborioso era el tema asiento, puesto que ojo, no es tan fácil, de verdad, una cosa que aprendí gracias a lo que estudio es que la ergonimía es MUY importante, sí reíros, pero de verdad, cambia todo, y si hablamos en este caso de una postura de conducción.

Cuando entre risas, bromas, se ajusta todo, viene poner los nombres ya sabéis sí, y sí he de reconocer que MOLA mucho, ver tu inicial y tu apellido, ahí puesto, he de añadir que antes de esto el majete de Pepe tuvo la genial idea de coger el Dymo, si esa rotuladora con la que todos hemos jugado de pequeños a poner idioteces y pegarlas por todos lados, pues sí cogió esa maquinita y decidió poner “MANZANINA”, sí así es como me llaman ellos, lo cuál me resulta muy gracioso, y sí no sabía que significaba hasta que me lo dijeron, al final después de las bromas acabé dejando ese trocito de rotulo pegado como recuerdo en la barra del coche, y cada vez que lo veía me arrancaba una sonrisa, obviamente.

Dejamos todo listo, y es que lo bueno que tiene es que si observas no dejas de aprender, hay tantas cosas que no sabes y solo con escuchar y ver puedes entenderlas y decir “¡Ah que esto es así por esto!”. Ahora toca llevar el coche rodando desde Avilés hasta Cangas, total que nada, el trayecto una maravilla, la verdad, los paisajes son muy bonitos y el tiempo acompañaba.

Llegamos sin problema ninguno, y bueno por la tarde tocaban las verificaciones, papeleos y demás.

Sábado por la mañana, empieza ese ‘día’, ¿nervios? sí, para qué mentir, me toca un dorsal alto el 113, a mi padre y a mi hermano les tocan el 66 y el 19, en la asistencia ya están todos trabajando en que los coches salgan perfectos, yo no paro de darme vueltas porque sí, cuando estoy algo nerviosa me muevo bastante, y me subo al coche, probamos un terra que nos dejan, pero nada no marca bien, así que decidimos salir otra vez sin terra, y sin aparatos de mediciones para que yo me centre un poco más en aprender a ir más a gusto, puesto que me falta bastante rodadura, y horas al volante, cuento con un amigo que me hace de copiloto y tengo la suerte de que el las horas al volante… Digamos que acumula unas cuantas y no le importa subirse en el asiento del terror y echarme una mano. Total, venga vamos Mar, que ya te toca, carnet de ruta y roadbook listos, empezamos, ahí estaba yo sentada y echa un manojo de nervios, llegamos al TC1, venga prepárate, ponte el casco, ponte el Hans (me prestaron uno y que maravilla, de verdad, me encantó) ajústate los cinturones bien (soy un autentico caos pero bueno tengo al copiloto dándome consejos para que me cueste menos y lo haga bien), vamos ya estoy lista, fija, todo en orden, nos dan la salida, y empiezo a acordarme de Jano diciéndome Mar, en la primera zona ojo y mimo, que no esta muy bien, ve segura y si tienes que ir más lenta no pasa nada) Jano, te hice caso, me relajo bastante, después pudimos coger un poquito de ritmo, como he explicado vamos sin mediciones así que sí el copi se pudo centrar en darme indicaciones y guiarme sin tener que hacer cálculos, ¿y sinceramente? fue genial, empecé a estar mucho más confiada.

Terminamos el TC1, y vamos de camino al TC2 y TC3 que estos dos si que estaban cerca el uno del otro. Llegamos al TC2 y lo típico, bajas del coche hablas con los de atrás y te vuelves a preparar para salir. Otra vez un poco de nervios, pero bien sale todo bien, bueno casi bien porque en una pequeña subida con una curva a izquierdas decidí ir a la derecha, y bueno pues eso, clavé frenos y marcha atrás, bronca de mi copiloto y comprensible, pero bueno seguimos y disfruto mucho, pero empiezo a notar que el coche ratea, llegamos al reagrupamiento y listos para el TC3, de camino al TC3, salimos y bueno, mi gran preocupación era una horquilla a izquierdas en bajada bastante cerrada, el coche tiene morro y me tengo que apañar para meterlo como sea, pero la verdad es que entró, vale llegamos a la zona de abajo que es donde está el famoso puente y mola mucho, terminamos y toca asistencia vamos a ver qué le pasa al coche. Llego y explico lo que pasa y empiezan a darle vueltas, cuando me acuerdo de que mierda… He tenido un fallo en el cambio de marchas, en ese coche las marchas están bastante juntas y como no tengas cuidado… Ya sabéis, efectivamente, había sido fallo mío, así que nada continuaba haciéndolo, salimos y otra vez a repetir los tramos, empiezo a cabrearme porque se me calaba cada nada, cuando a mi copiloto se le ilumina la bombilla y en el viaje le dije mira en este coche si quieres puedes acelerar tú, y es que si estiraba el pie pasa por detrás de la consola central y llega al pedal, total que sí el me echaba una mano acelerándolo fuerte (el freno de mano no estaba ajustado y era como si nada), y así nos apañábamos, terminamos el TC1, y TC2, el 2, no volví a cometer el pedazo de fallo que tuve en la primera pasada, así que bien, recuerdo que este tramo al final tenía valvulina al final del tramo y me acuerdo de hacer el scalextric y a mi copiloto marcándome mucho el que siguiera con la valvulina por el centro. De camino al TC3 se notaba como el coche cada vez perdía más fuerza, a penas tenía bajos, a mí obviamente me da mucha rabia porque es un fallo mío y no hace gracia romper algo, pero bueno continuamos y no me olvidaré del momento de empezar el tercer tramo y ver como había humo en el coche, en mi cabeza un sigue Mar, y sí conseguimos terminar el rally, llego a la asistencia y como no, ahí estaban todos, que después de pegarse la paliza de estar todo el día ahí seguían, y me reciben aplaudiéndome, y recuerdo que he de reconocer que estaba muy cabreada por el tema del coche, pero la verdad que TODOS son geniales.

Y después de este texto, solo puedo decir que me quedaría mucho por contar, muchos momentos, pero la verdad es que doy gracias de haber podido hacer esta prueba, me ha encantado, espero seguir aprendiendo cada día un poco más. Agradezco a todos los que lo han hecho posible, obviamente a mi familia por el apoyo que dan, a Past Racing por tener un equipo tan bueno, y no solamente porque me parece que trabajan fino y muy bien, si no por como son todos, y que me aceptaran aunque no llevase un Ford, jajajaj es broma, aprendo muchísimo con ellos, me hacen reírme siempre, y me cuidan demasiado (con detalles como tabletas de chocolate por ejemplo). Solo puedo decir que gracias por todo a todos y que dejo un par de fotos con permiso de los fotógrafos. Y por cierto felicidades Daniel, has conseguido reunir en Past Racing un equipo increíble.

Dejo estas imágenes, algunas mías y otras con permiso de los fotógrafos (Pepe-Picsteak y Xanas Racing) .

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s